MASAJE CIRCULATORIO

El masaje circulatorio favorece y activa el riego sanguíneo, ayudando a la eliminación de toxinas y mejorando el intercambio de gases y nutrientes. De esta forma se van a prevenir las lesiones circulatorias mediante maniobras de carácter ascendente en los miembros inferiores, con dirección hacia el corazón. Se trata de un masaje que produce una agradable sedación en la persona que lo recibe; a través de maniobras rítmicas, suaves y de poca intensidad.

Este tratamiento está indicado para la reducción de edemas de origen circulatorio, piernas hinchadas y cansadas, retención de líquidos local o general del cuerpo, hinchazón de tobillos, várices, sensación de frialdad en algunas zonas y calambres.